martes, 12 de enero de 2010

La princesa y el sapo

Yo, definitvamente, no soy como la princesa del cuento, para nada. Toda mi vida me la pasé besando sapos, pero en mi caso ninguno se convirtió en principe, ni siquiera en el bufón de la corte: simplemente siguieron siendo sapos.
Ok, ok: el principe no existe. Pero pregunto: no anda dando vueltas por ahí al menos uno (solo uno!) que guarde el mínimo signo de normalidad? Digo, algún hombre mínimante presentable???
No tengo nada contra los animales, pero esto de andar besando a toda la fauna batracia ya me tiene un poquito cansada...

51 comentarios:

  1. Es oficial, me tengo que comprar una vida!

    ResponderEliminar
  2. le ahorro un quilombo: yo no. no soy para nada normal. probó con un Yak?! o un Lemur?!

    ResponderEliminar
  3. si si ... ya lo dije al costadito de mi blog ... hemos nacido en temaiken...

    salvese quien pueda!!! :)

    ResponderEliminar
  4. Me avisas dónde la venden, así me anoto en la compra... jejeje

    ResponderEliminar
  5. Soli: lo peor de todo es cuando es al revés (lo más común), Cuando besamos un príncipe y se termina convirtiendo en sapo. He dicho!
    jajaja

    Besos!

    D

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo, pero seguí buscando que ya va a aparecer.

    Andrea

    ResponderEliminar
  7. Soli, el príncipe azul destiñe al primer lavado nomás, buscate uno que ya esté desteñido...
    Un beso
    (de uno que seguramente, es sapo hace rato...)

    ResponderEliminar
  8. jajajja, coincido con (des)encontrada, no hay nada peor que pensar que encontraste a tu príncipe azul, ese, el del cuento y que a los meses de besarlo se te revele como lo que siempre fue y no supiste ver: un sapo!
    ¿Y si aceptamos y nos resignamos a pensar que nosotras no somos princesas y que ellos son todos sapos?? Por lo menos, dejaríamos de estar buscando que se nos aparezca algo potable por ahí, no?

    Tengamos fe que ya va a llegar, sea un príncipe o, en su defecto, un sapo más lindo, uno perfumado y de frac!!

    Besos, Solitaria!

    ResponderEliminar
  9. Pensé que habías visto la peli,(cuestión obligada si hay una niña en la vida) jajajaj
    Con respecto al tema de besar bichos, yo estuve a un sapo de batir el record mundial, pero media toronja se cruzo y me descajeto las cosas.
    Un besote y no desespere

    ResponderEliminar
  10. Soli, más que claudicar en la búsqueda del príncipe azul (o del color que sea), mejor disfrutar de lo que vamos encontrando, no?

    Peor es no disfrutar nada o descartar hombres reales, por buscar el ideal (yo creo que existe, al menos el que parece ideal o lo es por un tiempo).

    Besos de otra Princesa! ;)

    ResponderEliminar
  11. El problema es que hay superpoblación de sapos Y nosotras nos encontramos a todos!!! =(

    ResponderEliminar
  12. Hablando poeticamente, como vos...
    Todos los sapos que besaste, eran secretamente principes.. pero No para vos. Estan esperando a la princesa correcta y vos al principe correcto.
    Somos miles de sapos y princesas, pero la "magia" se da entre dos, encontrar a tu par puede ser complicado...
    Besos♥

    ResponderEliminar
  13. Santiago: gracias por el aviso, uno menos, jaja!

    Sol: parece que si,no?

    Noelia: juro que si lo se, te chiflo.

    Desencontrada: eso también me pasó...

    ResponderEliminar
  14. Andrea: seguiré en la búsqueda...

    Jimmy: ni eso aparece!

    Solum: es que ni siquiera algo potable anda dando vueltas...

    Revoloteando: interesante punto de vista...

    Luminicus: la ví el domingo, y juro que me encantó!!! Es hermosa.

    ResponderEliminar
  15. Lady: y sí no aparece nada, qué hacemos??

    Eme: En mi caso, soy un radiador...

    Lu: que lindo comentario!

    ResponderEliminar
  16. Entonces...anda a buscar sapos a alguna Galeria de Arte en la calle Arroyo!! sapo...pero con guitaaaaaa

    ResponderEliminar
  17. Un proverbio que siempre me gustó es "lo semejante atrae a lo semejante".

    ResponderEliminar
  18. Esteban: quedó más que claro, gracias.

    ResponderEliminar
  19. Vi el otro día en Mercado Libre unas vidas re copadas! te paso el link?

    Me uno al comentario de Lu, cómo dice el refrán, siempre hay un roto para un descosido

    El otro día pensaba, "que bueno sería tener una bola mágica para saber que va a pasar y no hacerme problemas", sería bueno tener una no? así besas un par de sapos más hasta que llega "the one".Creo que ví una de esas bolas en mercado libre también, después te mando un mail

    (no escribo en mi blog pero hago comentarios boludos en otros, y bueh!)

    ResponderEliminar
  20. Mujer: por favor... quiero ese link ya!!!!! Y seguí escribiendo. Más allá de que ya conocemos el final, quiero saber como siguió la historia con Mariano! BESOS!

    ResponderEliminar
  21. Si se me permite la analogía voy a seguir con el mundo animal (el mundo marítimo mas precisamente)

    Solanga: uno no puede vivir de caviar, antes tienen que pasar muchos bagres. La progresión vendria a ser algo como bagre-bagre-bagre-bagre-bagre-surubí OPA que pasoooo!?!? es una cuestión de "empuje" estadístico

    Fuera del comment ligeramente idiota que acabo de hacer, la posta es que los príncipes no existen

    Como siempre le mando un beso mi estimada

    ResponderEliminar
  22. La progresión de Juanimon me mató. Sublime!

    Perdón, tenía que decirlo!

    ResponderEliminar
  23. Juanimón: solo te puedo decir: Juajuajuajuajuajauajuajuajuajuajauajuajuajuajuajua!!!

    Eme: sí, fue buenísima!

    ResponderEliminar
  24. ¡Querida! ¡Ya llegó un Principe!
    Puedes ponerte en la fila, de las que se probaran la....... braga rosa

    ResponderEliminar
  25. Entre los que has besado tu y los que he besado yo te aseguro que suman mas de 100 jajaj
    pero no desesperes! a seguir buecando!

    Cita

    ResponderEliminar
  26. Soli, el problema no es besarlos... es besarlos, que no se transformen y que si encima te piyan quedàs ciega! (eso me decian cuando era chiquita, cuidado que si te hace pipì el sapo...)
    Estas demasiado piyada por los sapos! Tenemos que exorcizarte!
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Por favor un voluntario...abstenerce animalitos raros oiste galo pazmiño....eres un feo sapo y punto final

    ResponderEliminar
  28. Y destiñe el color de tu principe azul en los besos... tenía ese nick cuando tenía trece, tengo 20 y mi principe gris (con el que hace meses salgo) ni siquiera me beso!! SUI CI DA TE! jajaja.

    Entiendo tu pedido Soli, hay mucho sapo dando vuelta...

    ResponderEliminar
  29. pero alguno presentable tiene que quedar no?...

    y si cambiamos de charco... capaz que los sapos de otro lado son presentables.

    ResponderEliminar
  30. JAJAJAJAJAJAJ!!!

    A mi me pasó como contaron, de príncipes vueltos sapos. Son peores. De última con los sapos ya sabías que lo eran jejeje

    Juanimon se lleva todos los laureles, siempre. Es lo más!

    Me encantó tu post!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  31. mira, te la hago facil.
    yo ofrezco esos servicios pero cobro buena guita por ello.
    y obbbbvio, mi laburo no lo voy a andar regalando

    ResponderEliminar
  32. oiga, que los sapos también besamos muchas ranas que se creen cisnes ¿eh?

    ResponderEliminar
  33. Juahhh!! me mate de la risa! si es por besar sapos creo que todas besamos, es mas yo me quede con uno muy verde q nunca se convirtio en principe y ahi esta croando cada vez q termina de comer algo.....

    ResponderEliminar
  34. Tambien aburrida de besar sapos ....creyendo ,confiando ,deseando que se conviertan en principes ! ....en fin...sigo intentandolo !!!

    ResponderEliminar
  35. Es la primera vez que leo tu blog y opino igual que voss! Totalmente podrida de besar sapos, hasta el momento no se encontro ningun hombre de verdad por aca! Un besote que andes barbaro

    ResponderEliminar
  36. seeeeee!!
    totalmente de acuerdo!!!
    creeme que en mi adolescencia tambien he besado cada "bicho"
    jajajajaja

    eso si, yo ya encontre a mi principe:
    a los 34 años, todavia hay esperanza mija!!!
    besosssssss
    esta de madre el blog changa!!! te sigo

    ResponderEliminar
  37. No te fies de las apariencias, Solitaria.
    Quizás y sólo quizás, los príncipes, para no desteñir, se disfrazan de sapos.
    ¿Lo habías pensado?

    El Profesor

    ResponderEliminar
  38. no seas amadeta con los besos. o te los cobran?

    ResponderEliminar
  39. Hmmm... estoy de acuerdo con Lolita y el Profesor, los principes SI existen, el milagro esta en poder verlos con otros ojos, en identificarlos... en cambiar la percepcion, es solo entonces cuando el miedo a destenir de va y el principe se revela

    ResponderEliminar
  40. vamos!

    Primero: empiece cambiando el nombre del blog

    Segundo: dejé de ir a bailar o ir a tomar algo al zoo

    Tercero: no se tiene que comprar una vida, sino anteojos!

    Los hombres, de carne y hueso, estamos ahí!!!! Con nuestros mambos y quilombos, pero estamos... Nos besan y seguimos hombres. No somos sapos, y tampoco somos principes.

    Quizás, cuando entre el amor, si puedas transformar a tu hombre en principe (del color que mas te guste)-

    Primera vez que entro... prometo leer lo que escribiste con anterioridad!

    ResponderEliminar
  41. ¡Me hiciste reír!
    El primer paso, es adimitirlo y ya lo has hecho. Ahora lo que sigue es encontrar a los principes... creo que cada mujer tiene su principe en algún lugar...

    Un beso!

    Lolita

    ResponderEliminar
  42. jajjaj
    yo no soy principe pero tampoco me considera sapo che, no hay un punto intermedio?

    aprobecho la pasada y dejo la invitación a un blog donde solo ponemos música, sirve para acompañar ratos de voyerismo leyendo blog ajenos
    ;)

    http://tomandolista.blogspot.com

    bye!
    suerte con lo principes!


    _

    ResponderEliminar
  43. Creo que si Soli, que por ahi anda, o más bien andan, hay varios por ahi. El tema es que se produzca esa magia de coincidir en tiempo y lugar, pero va a llegar, lo creo, en serio!

    ResponderEliminar
  44. Probá besando un perro, por ahí se transforma en Ricardo Arjona.

    ResponderEliminar
  45. Creo que como un bien a la comunidad femenina,deberiamos aplicar la técnica del tatuaje y dejar señalizado a cada sapo que besamos y que no se convirtió en príncipe, con una marca indeleble para que el resto de las mujeres no pierdan tiempo con ese batracio.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  46. Si, hay uno re normal que tiene un blog que se llama Las Panderetas, no lo conozco...

    ResponderEliminar
  47. hagamos el esfuerzo y convensámonos que por besar sapos, nosotras, bellas chicas, no nos concertiremos en pricesas!!!!
    Besemos hombres!!!! Solo hombres comunes y corrientes, plis!!!!!
    ja
    Besos

    ResponderEliminar
  48. Siempre siempre se convierten en sapos!!!!

    ResponderEliminar