martes, 30 de junio de 2009

Las cacatúas

Estos personajes nunca faltan en la fauna laboral. Ya sea que se muevan solas o en grupo, las cacatúas son una especie cuasi salvaje que siempre se encuentra presente.

En mi propia fauna laboral, las cacatúas no podían faltar, of course. Y acá viene por tres la cosa, aunque una de ellas es cruza con yarará.

Ya cuando uno se viene acercando, se escuchan los murmullos de estos exponentes de la miseria humana. El bla bla bla bajito pero constante es tremendo, y puede producir sordera crónica o bien disminución de la capacidad auditiva.

Nunca pero nunca trabajan, y se la pasan cuchicheando como si por eso les pagaran el sueldo. Hablan de todo, saben la vida de todos, y lo que no saben, lo inventan. Pareciera que su única misión en el mundo se centra en averiguar cosas sobre la vida de los demás.

En la mayoría de los casos, las cacatúas pertenecen al genero femenino, pero cuenta la leyenda que también se han visto ejemplares masculinos. No se si esto es verídico, o en realidad es pura imaginación, pero eso dicen los que saben...

Cuando alguna de ellas falta (lo cual ocurre muy seguido, por supuesto) las otras dos intensifican la cantidad y volumen de los murmullos, como para que no se sienta la falta del tercer miembro del clan. Lo peor es que no se dan cuenta (o no quieren darse cuenta) de que nos tienen a todos realmente cansados con su parloteo interminable.

Hemos querido extinguirlas, pero no pudimos. Probamos de todo, y nada funcionó.

Por mi salud mental y la de los miembros cuerdos de mi medio-ambiente de trabajo, alguien tiene alguna sugerencia para acabar con este flagelo??

15 comentarios:

  1. Ninguna, Solitaria. Yo odio a los animales, pero no le cuentas a nadie!

    ResponderEliminar
  2. Jajá juro que no cuento nada! y somos dos...

    ResponderEliminar
  3. (Meaning: odio a la mayoría de la gente, sobre todo la gente como la que nombrás)

    ResponderEliminar
  4. Solitaria, hace un tiempo escribí algo sobre este mismo tema:

    http://jimakun.blogspot.com/2008/07/radio-pasillo.html

    Claro, no me llevó a nada. Más tarde escribí otro, pero mucho más catártico:

    http://jimakun.blogspot.com/2008/12/maleducado-y-grosero.html

    Si bien el útlimo no solucionó nada, me sacó los nervios!!!

    Buen post amiga.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Por suerte trabajo solo con hombres aunque a veces me hace falta un poco de conversación femenina

    ResponderEliminar
  6. Unas cuaaaaantas gotitas de laxante en el café y se la van a pasar cuchicheando toda la tarde en el baño... Si es que todavía les quedan fuerzas para cuchichear...

    ResponderEliminar
  7. Esa idea maquiavelica me encantó Victoria...

    ResponderEliminar
  8. Indiferencia, la indiferencia mata cacatuas..

    ResponderEliminar
  9. Con un fuerte deslizamiento de silla por los aires hacia el grupete bastaría. Ruego por un certero disparo porque de lo contrario seria insoportable soportar las correspondientes quejas cacatezcas.

    ResponderEliminar
  10. jaja no se odie señorita y no se sienta culpable probablemente no esten bien en claro las explicaciones en mi blog.. ah y queremos novedades de la cacatuas je

    ResponderEliminar
  11. Hoy les dí novedades sobre mi patética vida... buahhhhh

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, me encantó la descripción de las cacatúas, fue exacta!!!
    La verdad es que he conocido de estos ejemplares y son realmente insoportables. A veces son capaces de generarme una violencia inusitada. Qué ganas de decirles algo que las deje sin ganas de romper más!!!! Jajaja.

    ResponderEliminar
  13. Viste Madie... generan violencia, hacen aflorar los instintos asesinos... en fin, sacan de sus casillas a cualquiera

    ResponderEliminar
  14. No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Mas sobre personajes e ideas similares, estrategias, trucos psicológicos y seducción en
    http://www.personal.able.es/cm.perez/

    ResponderEliminar